En el capítulo 32 de Secretos de belleza... y algo más T2, la presentadora Rebeca J. Cirujano en la sección de Belleza, nos da los mejores consejos para evitar la caída del pecho.

Sujetadores, sostenes, bra, brasiers... A lo largo de la historia han tenido multitud de nombres. Las griegas empezaron a utilizar unos cuencos metálicos para sujetar los senos. Después se cortaron los corsés para dar lugar a lo que los franceses conocían como brasier, es decir, sujetador.

Un sujetador tiene que cumplir su función, que como su propio nombre indica es sujetar. Los sujetadores sin aro son una versión más femenina y joven, no dejan marcas en la piel y son adecuados para todo tipo de pechos, especialmente las copas pequeñas.

Receba nos habla hoy sobre la función de este "pequeño trozo de tela". Los sujetadores están diseñados por ingenieros y muchas veces están compuestos por más de 50 piezas.

Los sujetadores tienen que ajustarnos, 7 de cada 10 mujeres llevamos mal nuestra talla. Hasta las personas más delgadas que creen que no les hace falta, también lo necesitan. La razón es sencilla: no tenemos ningún músculo en toda la zona por lo que la elasticidad de la piel va a influir en que se nos caigan los senos antes o después.

Las tallas del sujetador se componen de una cifra y una letra. El número siempre va a ser múltiplo de 5, desde 85 a 105. Y la letra puede ser A, 12 cm, B, 15 cm, C, 18 cm, D, 21 cm, y la E, 24 cm.

Para calcular la talla debemos medir con un metro el contorno justo debajo de la línea sub-mamaria. Al número que nos dé, debemos sumarle la cifra 15 y nos daría la cifra de nuestra talla de sujetador.

Para saber qué letra corresponde con nuestra talla debemos medir nuestro contorno incluyendo la zona mamaria. A éste último número debemos restarle la primera medida que hicimos con el metro, y así obtener la letra mayúscula de nuestra talla ideal.

Si al calcular nuestra talla, el resultado de los contornos está entre dos, tenemos que eligir la talla más grande. Es muy importante conocer nuestra talla exacta para evitar la caída del pecho.

Además un buen sujetador debe tener unos tirantes fuertes y reforzados pero sin dejar marca. También debemos tener en cuenta que a la hora de abrocharlo debemos hacerlo en el primer broche, ya que las licras, por muy buenas que sean, terminan dando de sí.

Muchos médicos dicen que el 80% de los problemas y dolores de pechos que sufren las mujeres se quitan utilizando un buen sujetador.

A parte de esto, para mantener mejor la salud de nuestros senos debemos tener una alimentación rica en ácido fólico y colágeno para reforzar todas las fibras de la piel, evitar tomar el sol en esta zona, fumar, coger pesos muy fuertes y dormir sobre la espalda.

Rebeca nos cuenta los tres ejercicios básicos para mantener nuestro pecho firme. El primero de ellos es juntar las palmas de las manos por delante, doblando los codos y apretar. Su variante, que es apretar con cada mano el codo opuesto, y la última, y la que más exigencia conlleva, son las flexiones.

En resumen, para una buena salud de nuestro pecho debemos tener una buena alimentación, una buena sujeción, evitar agentes externos y hacer ejercicios específicos.

Consulta toda la información del programa Secretos de belleza... y algo más T2.

No te pierdas los trucos de Rebeca J. Cirujano en la primera temporada de Secretos de belleza... y algo más.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV