En esta oportunidad viajamos hasta Baviera para conocer como se celebra la Navidad en una de las regiones más bonitas de Alemania. Allí, Daniel Veith será nuestro guía a través de este paraíso natural y destino de cuento de hadas.

Baviera es una región situada al sur de Alemania. Nos encontramos en Rotemburgo, donde nuestra visita comienza en una de las esquinas más famosas de la ciudad. Las dos torres forman parte de la antigua muralla, y una casa amarilla de pescadores donde estos guardaban su captura hasta el día del mercado.

Visitamos una de la tienda más mágica de Alemania, donde la Navidad dura todo el año.  Un sueño para niños y mayores, donde encontrar juguetes y decoración navideña. En el centro han recreado un pueblo alemán y un abeto de 5m.  Encontramos adornos muy tradicionales, como la pirámide de la Navidad, una pieza con distintas plantas y figuras que se mueven con electricidad, o en el caso de las más originales con el calor de las velas. Las figuras suelen representar el Belén, los Reyes Magos u otros motivos navideños.  También podemos encontrar material para personalizar nuestra mesa, o móviles para niños que recrean materiales de adviento.

Los orígenes de Rotemburgo se remontan al siglo XIV. Su conjunto medieval, esta rodeado por una muralla-por la que es posible pasear-y que apenas ha cambiado en el último siglo. Recorremos una de las calles mas concurridas, donde los comercios muestran sus oficios en placas de hierro fundido que cuelgan en las entradas.

Caminando por esta calle, llegamos a la plaza principal donde encontramos la joya de la Navidad, El mercado de Rotemburgo. Se trata de uno de los más antiguos de Alemania. Se celebra desde hace más de 500 años.

Encontramos diversos puestos artesanales. Podrás comprar copas, muñecos para los niños o para decorar tu casa en estas fiestas, adornos de madera que recuerdan a galletas, candiles y comedores de pájaros. Una peculiaridad de este mercado es que podrás encontrar bolas de cristal con nieve, aquí solo se presiona un botón y empieza a nevar, algunos incluso incluyen luces y música.

En la plaza, vemos que se enciende la primera ventana del ayuntamiento. Cada día, hasta el 24 de diciembre se enciende una ventana para llevar la cuenta del adviento.

Probamos el dulce típico de Rotemburgo, llamado la bola de nieve. La receta tiene mas de 500 años, y esta hecha a partir de huevos y almendras. Antiguamente, se preparaba en octubre o noviembre y era un alimento que se mantenía durante todo el invierno.

A continuación, visitamos Bamberg, una ciudad patrimonio de la humanidad, construida sobre siete colinas. Situado sobre el río Regnitzarm, vemos el antiguo ayuntamiento de estilo gótico, construido en el S.XV, actualmente presenta un decorado rococó- barroco del S. XVIII.  Además, cuenta con un edificio entramado que parece estar colgado sobre el rio.

Es una de las pocas ciudades que no quedo destruida durante la II Guerra Mundial de esto resulta uno de los cascos históricos mejor conservados del país. Desde el jardín de las rosas, podemos apreciar las mejores vistas de la ciudad. Se encuentra muy cerca de la catedral del S. XIII, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

En los hogares de Baviera, las plantas y las flores son un elemento muy importante de la decoración navideña. Junto a Daniel visitamos Die Blume, donde Birgit nos descubrirá los secretos de esta decoración.

Bamberg, es conocida como la Venecia del norte. Sus coloridas casas con balcones y pequeños jardines la convierten en uno de los puntos más visitados de la ciudad.

En una de las calles más famosas de la ciudad podemos probar especialidades navideñas como las míticas galletas de Navidad y las salchichas fritas no pueden faltar.  También podrás probar las castañas asadas, propias de esta temporada.

En la Maxiiliansplatz encontramos el mercado navideño. Durante el año aquí podemos encontrar un mercado de frutas y verduras.  En su Weihnachtsmarkt, podemos probar el ponche de la pinza de fuego, una mezcla de vino tinto con especias y frutas. Esta bebida tan peculiar consta de una pinza en la que encontramos un cono de azúcar sobre la que vierten ron. A continuación, se enciende hasta que se consuma por completo.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV