En esta oportunidad viajamos hasta Baviera para conocer como se celebra la Navidad en una de las regiones más bonitas de Alemania. Allí, Daniel Veith será nuestro guía a través de este paraíso natural y destino de cuento de hadas.

Baviera es una región situada al sur de Alemania. Nuestro viaje comienza en Nuremberg, la ciudad más grande de Baviera después de Múnich. Su casco histórico esta rodeado por una muralla de 5 km y una fosa que nunca ha tenido agua. Esta ciudad ha sido protagonista en la historia reciente de Europa.  

Guiados por Daniel Veith, subimos al castillo imperial. Actualmente, esta impresionante fortaleza del Sacro Imperio Romano domina la ciudad. La Torre del Pecado es de lo poco que quedo en pie tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, y desde aquí podemos disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

La Navidad juega un papel tan importante en Alemania, que existen tiendas que venden productos navideños durante todo el año.  Visitamos Der Christbaum, la tienda de Inés, una verdadera experta que nos presenta su taller. Se trata de una tienda familiar con 150 años. Actualmente, la 6º generación esta al cargo de esta empresa familiar.

Una tradición típicamente alemana es decorar el árbol. En este taller, descubrimos una de las herramientas con las que se trabajaba el cristal soplado.  100 años después, se comienza a trabajar con gas y a hacer formas más elaboradas. Se trabajan formas, colores y materiales del S. XIX y comienzos del S. XX, formas clásicas que nunca pasan de moda. Encontramos la corona del árbol, uno de los adornos tradicionales alemanes, que como su nombre indica se coloca en la punta del árbol.  Los colores clásicos de la Navidad alemana son el rojo que representa la vida, el dorado en referencia al sol y el blanco o la plata que es el color del invierno.

Nuremberg se encuentra dividido en dos por el río Pegnitz, sobre el cual encontramos el puente del verdugo. Este puente debe su nombre a que el verdugo de la ciudad vivía ahí hasta el S.XIX.

En el Hauptmarkt, se encuentra el epicentro de la Navidad. Allí se celebra desde hace 500 años el Christkindlesmart, uno de los más antiguos y famosos de Alemania. Esta plaza esta presidida por la Frauenkirche, la catedral de Nuremberg.  Pero la verdadera joya es la Schonner Brunnen, se trata de una hermosa fuente donde se encuentra un anillo dorado. Cuenta la leyenda que si se gira este anillo se cumplirán tus sueños.

También visitamos uno de los sitios más emblemáticos de Nuremberg, el Heilg Geist Spital. Un hospital medieval construido sobre el río, aquí se guardaron las insignias del Sacro Imperio hasta el S.XVIII: la corona, la lanza y la espada del emperador.

La bienvenida al Christkindlesmart nos la da el Ángel Dorado de Latón, el símbolo del mercado. La leyenda cuenta que dice que su creador fue un artesano de muñecas en los años 30 pero en realidad sus orígenes se remontan 500 años atrás. En este mercado, puedes probar las lebkuchen, las clásicas galletas de jengibre alemanas. 

Presenciamos la inauguración del mercado navideño de Nuremberg.  Iluminan la fachada de la Iglesia, y luego sale el Niño Cristo, acompañado de Ángeles y músicos. Este niño lee un prologo escrito en los años 50.  Este niño es el símbolo de la Navidad de Nuremberg, tiene el pelo rizado rubio, alas y un vestido blanco y dorado. Cada dos años se elige a una chica distinta para representarlo.

En el Christkindlesmart, encontramos puestos muy peculiares. Encontramos hombrecitos de ciruelas, uno de los recuerdos más típicos y populares de la ciudad. Se trata de una figura formada a partir de ciruela, higos y nueces. Esta tradición se remonta al S. XVIII.  Si te gustan los dulces, también podrás probar las típicas galletas en forma de corazón, y las galletas de azúcar y huevo decoradas.

Llama la atención, la gran cantidad de figuras para el Belén y es que los alemanes acostumbran a colocar el Belén con la Santa Familia, bajo el árbol. Normalmente, se compra una nueva figura para el Belén cada año.

Además, no puedes irte de Nuremberg sin probar una de sus clásicas salchichas, las Rostbratwurst.  Se elaboran siguiendo la tradición de más de 500 años.  Cuentan con una forma especial ya que cuenta la leyenda que debían ser introducidas por el hueco de la llave de la ciudad.  Puedes acompañar las salchicas con una buena copa de vino caliente, glühwein.

En Nuremberg, también podrás visitar el mercado de las Ciudades Hermanadas, donde encontraras puestos de diferentes países y sus especialidades.

También visitaremos Coburgo, una ciudad fundada en la Edad Media, y que actualmente cuenta con una de las fortalezas más grandes y mejor conservadas del país.  Esta fortaleza se eleva 160 m sobre el pueblo y ha sobrevivido a diversos ataques e incendios. En su interior se encuentra una importante colección de arte y los tesoros de los duques de Coburgo.

Se trata de una ciudad menos conocida, pero que sin duda merece la pena visitar. Destaca su casco histórico completamente conservadas y sus casas de entramado.

El árbol de Navidad suele colocarse en las casas alemanas a principios de diciembre y se retira entre el 6 o 7 de enero. Antiguamente, se colocaba el 23 de diciembre y se retiraba el 2 de febrero, el día de Santa María de la Luz.

Una de las características de esta ciudad es su tradición artesana. En el Weihnacthsland, su mercado navideño podrás encontrar 40 puestos en los que encontrar diversas artesanías y probar su vino caliente, elaborado con frutas o frutos del bosque.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV