En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

Si hablamos de calzado, hay una serie de zapatos que siempre está en nuestros armarios: bailarinas, stilettos, zapatillas... Entre ellos a un par que no puede olvidarse, sin duda, se trata de los botines.

Un poco de historia...

Las botas existen desde hace miles de años, las primeras ya se ven en algunas pinturas rupestres. Se han conservado modelos de Mesopotamia y de Oriente Próximo y es gracias a ellos que sabemos que no solo se utilizaban contra el frío, también tenían algunos adornos.

Años más tarde pasó a ser un calzado exclusivamente masculino ya que los hombres utilizaban las botas para montar a caballo. En el siglo XIX empezaron a utilizarlas las mujeres, pero en su caso eran de caña baja e iban decoradas con botones y con lazos.

En 1840, la reina Victoria pidió que se hiciera un modelo exclusivo para ella. Fue llamado modelo Balmoral y se fue popularizando. Llegaba hasta el tobillo y estaba confeccionado en cuero, seda y tafetán.

Unos 30 años más tarde surgieron las botas de caña alta y comenzaron a usarlas las mujeres de clase social baja.

Las botas de cuero eran muy famosas en Europa, pero también se extendieron por el resto del mundo. Con la Industrialización las botas evolucionaron, se les añadieron diferentes materiales y adornos, como el famoso tacón.

A partir de los 50, ya no era solo para el día a día en el trabajo. Se convirtieron en elemento de moda y nació la bota Beatle. Hoy por hoy, encontramos botas de cualquier tipo.

¿Cómo elegimos?

Cuando queremos elegir nuestro calzado, lo principal es que sea cómodo. Lo segundo es que sea elegante y lo tercero, que siente bien.

Los colores básicos son el marrón y el negro. Si combinamos el color de la bota con el del pantalón o la media se crea una ilusión visual de una pierna más larga.

Una buena opción para alargar visualmente las piernas es optar por un botín que acabe en el tobillo y termine en punta. Los botines ligeros de tacón pequeño, en torno a los 3 centímetros, aseguran una pisada más uniforme.

Aunque es esencial tener un botín clásico hay infinidad de opciones: de diferentes materiales, con adornos, con tacones llamativos, con cañas originales...

Si queremos conservar nuestros botines será esencial una crema de base, una crema de acabado y un buen cepillado. Para guardarlos, colocaremos dentro un perno de madera con un resorte para que no pierda la forma.

Consejos para el cuidado

Cada vez que utilicemos las botas es recomendable limpiarlas. Para ello necesitaremos: un cepillo de cerdas suaves, un trapo y una crema neutra.

Primero quitamos la suciedad frotando el cepillo por la superficie del botín. Después, pasamos un trapito húmedo. Cuando esté limpio y seco, aplicamos la crema neutra.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV