En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

Cuando bajan las temperaturas son los abrigos los que tienen el protagonismo en nuestro armario. Especialmente, los plumíferos, que deben resguardarnos del frío, pero también dar un toque de estilo a nuestros looks diarios. Como suelen ser unas prendas caras, hay que saber elegir entre todos para conseguir el que mejor nos convenga.

Un poco de historia...

El artífice del plumífero fue Eddy Bauer, un aventurero que un día salió a pescar con su abrigo de lana. Se puso a llover tanto y hacía tanto frío que el agua se congeló y acabó sufriendo una hipotermia que casi le quita la vida. Más bien por la necesidad de sobrevivir creó una nueva prenda. Inspirado en un abrigo militar ruso que tenía plumas, creó en 1936, el "skyliner". Se trataba de un abrigo de plumas divididas en diferentes cuadrados para evitar que estas se moviesen en su interior. 

Más tarde, Charles James, siguiendo esta técnica, diseñó un abrigo para mujer que pudiese utilizar para ir a la ópera. Se convirtió así en una de las prendas más influyentes y con más complejidad técnica de la historia.

En los años 80 se posicionó como una prenda de culto para "los paninari", los jóvenes de la alta sociedad milanesa. Una década más tarde, siguió triunfando, pero esta vez entre los jóvenes del Harlem y del Bronx que practicaban la cultura del hip-hop. Actualmente, los grandes diseñadores de moda incluyen este abrigo en sus colecciones de invierno.

Cómo elegir

El plumífero es una de las prendas más complejas técnicamente hablando. Al principio, para confeccionar un solo abrigo se necesitaban las plumas de siete aves. Hoy en día existen alternativas de tejidos sintéticos para poder crearlos.

Un plumífero de fondo de armario debe ser de tonos neutros como el negro o el beige. Una buena opción para definir la figura es elegir uno con un cinturón. Lo más importante, es que sea una prenda que abrigue.

Algunas opciones de abrigos de plumas que no son tan pesados son los llamados "ultralight", que son un poco más cortos. En los países nórdicos este tipo de abrigos se suelen llevar bajo otra prenda de abrigo para dar más calor.

Existen muchas opciones en los diseños algunos con estampados más coloridos y otros con efecto acharolado o metálico.

Para una primera inversión lo mejor es elegir uno con un largo de tres cuartos para dar calor a la mayor parte del cuerpo. Si ya tenemos uno y queremos un segundo, podemos comprar uno más atrevido con un color más llamativo.

Consejos para el cuidado

A la hora de lavar el abrigo de plumas lo mejor es hacerlo a baja temperatura y con jabón neutro. Un truco para ahuecar las plumas y que no se apelmacen es incorporar en el tambor de la lavadora unas pelotas de tenis.

Para secarlo podremos utilizar secadora, siempre y cuando no indique lo contrario la etiqueta, ya que algunos tejidos no resisten las altas temperaturas. Si no, una opción es ponerlo en posición horizontal y esperar unos cuatro días hasta que esté completamente seco.

Algo importante durante el proceso de secado es sacudirlo de vez en cuando para que las plumas se redistribuyan y no se apelmacen.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV