En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

La bufanda es uno de los complementos más confortables en las épocas de frío invernal. La más típica está confeccionada en lana, aunque en el mercado actual podemos encontrar multitud de variedades.

 

Un poco de historia...

El origen de esta prenda se remonta al Antiguo Egipto donde se la colocaban alrededor del cuello para retirar el sudor. En China servía de indicativo para determinar el rango de los guerreros y en Francia se pusieron de moda unos accesorios hechos en seda que fueron los predecesores del foulard y la corbata.

Tal y como la conocemos a día de hoy, la bufanda procede de Inglaterra, lugar donde eran expertos en el punto y en fabricar jerséis. En el siglo XIX, la nobleza la convirtió en símbolo de moda. Desde finales de este mismo siglo hasta la actualidad, el modelo más clásico es el de Burberry.

El uso de la bufanda se generalizó a finales del siglo XX, tanto en hombres como en mujeres. Desde entonces se ha popularizado tanto que hay una gran multitud de modelos... hasta los equipos de fútbol diseñan uno propio. Esta prenda permite llevarla de diferentes formas y además añade un plus de estilo a nuestros conjuntos.

 

¿Cómo elegimos?

La bufanda más clásica se confecciona con lana, como la lana de alpaca, que es tres veces más caliente que la lana de oveja y tan suave como el cashmere. Sin embargo, también hay otros tejidos más económicos como los acrílicos.

Existen variantes de la bufanda como los cuellos o los echarpes, que son unas prendas un poco más grandes y que se pueden fabricar en gran variedad de tejidos: terciopelo, gasa, lana, hilo, etc. Se pueden llevar encima de un abrigo o de un vestido corto.

Para conservarlas, en verano podemos meterlas en una bolsa de tela y guardarlas en un sitio no muy caluroso. Un consejo es que cuando llueva podemos sacar nuestras prendas de piel al exterior para que cojan algo de humedad, ya que esta es buena para ellas, al contrario que la sequedad.

Uno de los tejidos por excelencia para hacer bufandas es el cashmere, cuya producción está liderada por China, Mongolia, Afganistán e Irán. A la hora de elegir, debemos tener en cuenta algunas características:

- Debemos fijarnos en el pelo. Normalmente, cuanto más largo, mejor. Por ejemplo, el cashmere de buena calidad es a partir de 35 milímetros.

- Otro aspecto es el grosor de la tela, ya que por lo general las más gruesas llevan una doble capa de tejido.

Para comprobar si un tejido es cashmere real lo mejor es estirarlo un poco con un dedo y ver si flexiona y luego vuelve a su sitio. También hay que observar la distancia entre los nudos, el cashmere es un tejido tupido y durante los primeros usos, también es algo rígido

- Hay que tener cuidado porque a veces intentan engañarnos. Es diferente que nos digan que se trata de una bufada hecha con 100% cashmere, que quiere decir que la pieza está hecha íntegramente de ese material, a que nos digan que es cashmere 100%, con eso se refieren a que se utiliza un cashmere puro, pero la pieza puede estar tejida también con otras fibras como la lana de oveja. 

- El precio también es una llamada de alerta, las de cashmere se encuentran a partir de los 100 y 300 euros.

Una recomendación es lavar las bufandas de cashmere en agua fría con un detergente neutro. Y, sobre todo, guardarlas en un lugar sin nada de humedad y lo más limpias posible para evitar a las polillas.

 

Consejos para llevar la bufanda de diferentes formas

Aunque es un accesorio muy sencillo podemos lucirlo de diferentes maneras. Estas son algunas de ellas:

1. La forma de "soga" o "ahorcado". Dividimos la bufanda en dos partes y las juntamos. Nos la ponemos alrededor del cuello y metemos los extremos por el orificio.

2. La forma de "caparazón". Ponemos la bufanda alrededor del cuello dejando un lado más corto que otro. Cogemos el extremo largo y damos otra vuelta alrededor del cuello. Unimos los extremos y hacemos un nudo. Una parte la llevamos hacia delante y la otra hacia atrás en dirección a nuestro hombro.

3. La forma "bohemia". Ponemos la bufanda alrededor del cuello dejando un extremo más corto que el otro. El largo lo volvemos a girar y lo dejamos caer. También podemos hacer un nudo con los extremos.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV