En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

El cinturón es uno de los accesorios que más juego nos da y es que podemos encontrar multitud de opciones en el mercado: en terciopelo, en seda, en cuero... Lo más importante es que si sabemos elegir el correcto, nos va a ayudar a destacar nuestra figura.

Un poco de historia...

El cinturón tiene un antiguo origen y un largo recorrido por el tiempo. En la Prehistoria se ayudaban de cinturones de cuero para ceñir las prendas al cuerpo. En el Antiguo Egipto, los usaban para sujetar sus túnicas y ceñirlas, lo podemos comprobar en algunas estatuas que aún se conservan y lo evidencian. 

En Grecia, era una prenda fundamental en la vestimenta femenina y, además, eran adornados con detalles. En el Imperio Romano esta pieza determinaba el estatus y en la Edad Media era obligatoria su utilización, aunque en el caso de las mujeres solo podían llevarlo si eran de clase social alta.

Durante los siglos XVI y XVII, cayó en desuso, solo lo vestían las mujeres. En los años 20 resucitó, ya que la cintura de los pantalones de los hombres bajó un poco y era necesario utilizar el cinturón.

¿Cómo elegimos?

El cinturón es un complemento muy importante si se combina adecuadamente. Se le llama también correa, cinto, cincho o faja según la zona del mundo donde estemos.

A la hora de elegir el cinturón de fondo de armario, debemos buscar que sea fácilmente combinable. Normalmente lo ideal es comprar de colores lisos y neutros como el negro o el marrón.

Una vez nos hayamos hecho con el cinturón básico, podemos apostar por la infinidad de variantes que hay en las tiendas. Algunas opciones son la variedad de hebillas, las diferentes pieles (cocodrilo, lagarto, pitón, anca de potro, vacuno) o los diversos tejidos (como el ante). Existen también los adornados con remaches, con hebillas intercambiables... y de diferentes anchuras y grosores

Para que se conserven bien, de vez en cuando podemos aplicar un poquito de crema neutra. En el caso de los de ante, podemos cepillarlos y aplicar un renovador de ante.

Una manera de conservarlos es guardarlos colgados, ya que si los guardamos enrollamos la piel acaba agrietándose.

Consejos para el cuidado

A veces nos encaprichamos de un cinturón, pero no tiene los suficientes agujeros para ajustarlo a nuestra figura... Un truco para poder solucionar el problema es hacernos con un rotulador, un punzón y un mechero.

Cogemos el cinturón y nos lo colocamos a la medida deseada, con la hebilla marcamos el punto que queremos y lo señalamos con el rotulador.

Después, calentamos la punta del punzón con el mechero y lo introducimos donde hemos hecho la marca. Si nos sobra mucho material con la nueva medida podemos cortarlo, si no nos atrevemos podemos acudir al zapatero.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV