Luís Cepeda, periodista gastronómico, nos enseña algunos de los secretos del cerdo ibérico. La raza ibérica se empezó a domesticar en 1880 en la zona de Jabugo, Huelva que se alimentan de bellota cuando hacen su viaje para engordar cada primavera.

Nos explicará las diferencias entre una paletilla y un jamón, la primera son las patas delanteras y la segunda los cuartos traseros, más grandes. También existen ibéricos que no se alimentan sólo de bellota, éstos son los recebo, que tienen que alimentarse de piensos al no llegar al peso óptimo de 60 kilos.

El corte también es distinto, habiendo una gran diferencia entre el manual, que consigue lonchas del tamaño de la lengua y el corte a máquina, más utilizado para bocadillos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV