Cuando se produce una interrupción de un contrato de trabajo se pueden dar las siguientes circunstancias:

Que el trabajador se vaya voluntariamente, caso en el que éste pierde todo derecho a indemnización y a cobrar paro.

Que el trabajador se vaya bajo despedido improcedente, caso en el que el trabajador debe ponerse inmediatamente en contacto con un abogado laboralista para que éste reclame una indemnización.

Cuando la empresa deja de pagar al empleado durante unos meses el trabajador puede pedir la extinción del contrato, una indemnización y el paro.

Por último, hay que saber que la duración de la prestación por desempleo está en función del tiempo que hayas cotizado a la Seguridad Social. Cada año trabajado y cotizado implican cuatro meses de desempleo y un máximo de dos años.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV