En el capítulo 9 de Su primer año, Yolanda Vázquez y la psicóloga Adriana Tribiño nos explican cómo diferenciar los tipos de llanto de nuestro bebé y saber qué le pasa: cuando el llanto es doliente suele ser porque no se atienden sus necesidades básicas, un llanto muy agudo e irritable indica que tiene hambre, si se lleva las manos a los ojos es porque le cuesta conciliar el sueño y si se mete el puño en la boca mientras llora indica que sufre ansiedad.

En el momento en que el bebé empieza a llorar lo primero que los padres deben hacer es evaluar por qué puede estar llorando antes de acudir corriendo. Hasta los tres meses es muy importante calmarles, pero a partir de los cuatro hay que tener cuidado si son muy quejitas para no malcriarles.

En caso de que observemos que intentan manipularnos mediante el llanto debemos dejarle llorar. Para las madres que no consiguen que su bebé deje de llorar dos consejos importantes son que sepa que es un mito el hecho de que una madre siempre es capaz de conseguir que su hijo deje de llorar y segundo que no esté estresada y si lo está delegue en otra persona porque los nervios se transmiten al niño.

Hay errores que deben evitarse como calmarle a través del alimento dándole el pecho, porque de ese modo el organismo del niño va a aprender que a través de la alimentación calma su ansiedad y eso le puede producir trastornos alimenticios en el futuro.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV