Este programa trata sobre el aprovechamiento del espacio en pisos de reducidas dimensiones. Para ello, vamos a ver el trabajo del Estudio ReformArte en dos pisos, uno de pequeñas dimensiones y otro abuhardillado. Según nos explica la interiorista Sonia Javaga, en Reformarte buscan adaptar la casa al gusto del dueño y a su estilo de vida. El proceso que siguen es definir el estilo con conversaciones con el cliente, lo segundo es elegir los materiales (cocina, muebles, suelos...) y finalmente, se estipulan una serie de citas semanales para informarle, siendo el Estudio el filtro de cada problema que vaya surgiendo. Esto es muy importante para el cliente porque se dice que una reforma es igual de estresante que un periodo de desempleo.

 

Sugerencias:

Lo que más se lleva en la actualidad es convertir un espacio pequeño en una vivienda amplia, lo cual se consigue reduciendo el número de habitaciones y aligerando los materiales. Es fundamental elegir cuatro elementos sobre los que focalizar la atención. Otra tendencia clara es la mezcla de materiales industriales como el hormigón con materiales tradicionales como cerámica o piedra. Vuelven también los papeles pintados así como el uso de vinilos en paredes creando en elementos decorativos. Es importante también la iluminación, jugar con la luz indirecta y luz de colores. Por último, nos proponen dividir con cristal para dejar pasar la luz.

 

Proyecto 1. Piso de 50m2.

Para ampliar espacios pequeños, lo que hacemos es engañar al ojo. Para ello, es fundamental el uso de espejos y aligerar los espacios con mesas de cristal traslúcidas, los muebles con brillos, que reflejen la luz. Es fundamental usar electrodomésticos no muy voluminosos, como una televisión de pantalla plana. Lo ideal es integrar la cocina en el salón, para no dividir el espacio. Se puede dar un aspecto más acorde con el salón eliminando los tiradores de los muebles de cocina con otras ingeniosas soluciones. En el baño, lo ideal es poner todos los saneamientos en una misma pared. Con un espejo apaisado se consigue profundidad y es importante solucionar el almacenaje con un buen mueble tocador. En las habitaciones, si tenemos buena luminosidad, podemos atrevernos con colores de pared de colores más intensos. Por último, es importante la iluminación. Si disponemos de doble techo, lo ideal es instalar halógenos regulables. Si no disponemos de él, podemos solucionarlo con lámparas de halógenos, creando un resultado similar.

 

Proyecto 2. Piso abuhardillado.

El reto de esta casa de techos abuhardillados era conseguir que no resultase agobiante y al tiempo, respetar la viga vista como un elemento decorativo. Se hizo un cambio total de distribución, reduciendo el número de estancias. La viga vista da mucha personalidad a la casa, haciéndola única. Había que aprovechar muy bien también las claraboyas. La iluminación se realizó con halógenos en diferentes puntos del techo. Para aligerar, se eligió una mesa y sillas de cristal y cromo brillante. Los muebles de la cocina de igual modo, se escogieron en acero y blanco brillante, con electrodomésticos integrados y sin tiradores. En el baño se creó un ambiente especial instalando una bañera bajo la claraboya y en la parte del baño con el techo más alto se instaló la ducha con mamparas. El suelo del baño es de madera, continuado con el del resto de la vivienda pero para evitar las humedades, junto al plato de ducha se instaló una zona de pizarra a juego con la bañera. En la habitación se aprovechó una de las paredes abuhardilladas para instalar una hilera de armarios empotrados.

Ç

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV