En el capítulo 3 de Básicos Deco, nuestra experta decoradora Mercedes Arsuaga nos da las claves a la hora de elegir la iluminación para nuestra casa. 

¡Qué importante es la luz en nuestros hogares! Con ellas conseguimos distintos ambientes y, además de iluminar, las lámparas son un elemento decorativo.

Podemos disfrutar decorando con ellas y convertirlas en las grandes protagonistas. Tienen que ser funcionales y con un diseño que nos fascine. Las opciones son infinitas.

El mundo de la iluminación es infinito: tenemos muchísimos modelos y para distintos lugares. Lámparas clásicas, contemporáneas, minimalistas… un sinfín de modelos que pueden formar parte de una estancia con una estética común o ser “rompedoras”.

Iluminación empotrada:

Para tener una buena iluminación en nuestra casa tenemos que pensar en la iluminación general y para eso lo primero que vamos a hacer es pensar en iluminar desde los techos hacia el suelo. Por ejemplo, una iluminación empotrada en el techo.

La forma más práctica de iluminar l salón es a través de una o varias luces que iluminen desde el techo.

Cuando iluminamos desde ahí, tenemos que pensar cuánto queremos iluminar. Hay que fijarse si el aro de luz se abre mucho o poco, si en esa luz cálida o luz fría…

Lámparas de sobremesa o pie:

Una vez que tenemos la iluminación general de nuestra casa, vamos a fijarnos en la indirecta, como las lámparas de sobremesa, que nos sirven para iluminar de una forma más tenue y relajada los distintos espacios. Por ejemplo, para la sala de estar, nos viene bien una luz cálida para sentirnos cómodos.

Las lámparas de mesa son la clave para tener una iluminación indirecta. Pueden tener una estructura que solo fije la luz en un punto inferior, con una pantalla completa que dé luz alrededor, más general.

Las pantallas de tela difuminan la luz por toda la estancia, mientras que los materiales sólidos dirigen la luz hacia un único punto.

Las lámparas de pie parece que están en desuso, pero si son escultóricas y especiales, pueden tener todo el protagonismo, ya que harán que ese “rincón” sea más importante.

Apliques de pared:

Otro ejemplo son los apliques de pared, que no solo son orientativos sino también decorativos y buscando siempre esa sensación cálida. Los podemos colocar en paredes, tanto en la parte alta como en la parte baja. Es recomendable dejar un espacio suficiente entre el aplique y lo que se quiera iluminar, para permitir que la luz se difumine y cree una atmósfera adecuada.

Lámparas de techo:

Y por último está la iluminación focalizada, como por ejemplo, las lámparas de techo que iluminan un punto concreto.

Escoge lámparas que decoren de día y de noche, y distribuye la iluminación por todo el espacio.  

Si te ha gustado este Básico Deco, no te pierdas las claves para decorar el recibidor de nuestra casa.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.


  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV