En el capítulo 7 de Mi Boda asistimos al enlace entre Maribel y José Luis que tras trece años de relación decidieron darse el sí quiero en una ceremonia muy original y auténtica.

Todo en esta boda es distinto a lo tradicional. Una de las cosas más impactantes fue el vestido de inspiración antigua de la novia, que le hizo una diseñadora catalana a medida y complementó con accesorios de su bisabuela. Maquíllate conmigo fueron las encargadas de peinar y maquillar a la novia, siguiendo el estilo del vestido y creando un look muy años 50. El novio llevó un traje de corte recto, camisa entallada y chaqueta semi-levita.

Para realizar la boda de sus sueños contrataron a María de Today, una wedding planner que consideraron fundamental por falta de tiempo y experiencia. Ella se encargó de cumplir los deseos más originales de esta peculiar pareja. Por ejemplo, se hicieron dos tipos de invitaciones, unas más elegantes para la familia y otras para los amigos "mucho más sangrientas" que es algo que hace gracia a los novios.

La ceremonia civil tuvo lugar en la azotea del madrileño Hotel M.E. y a continuación comenzó el cóctel y la cena, compuesta por ensalada de tofu y tomate semiseco, merluza en salsa verde, solomillo con salsa de oporto y un postre muy original: tarta que fue cortada con sable por los novios y de la que salía sirope de fresa a modo de sangre. Las figuritas que la coronaban fueron hechas a mano por Maribel y son una replica de sí mismos intentando matar a unos zombies que trepan por la tarta.

Otros dos detalles especiales fueron los regalos que ambos se hicieron. Maribel le regaló una sorpresa musical que nadie se esperaba a cargo del grupo Music & Flash y el novio la obsequió con un ramo de rosas negras. Los invitados también se llevaron un recuerdo muy original: chucherías empaquetadas en botes imitación caja de medicinas.

 

Datos de interes

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV