Saltar a los contenidos | Saltar a la navegación

Decasa Trucos en vídeo: Cómo aprovechar el espacio

 

Vídeo consejo:

Lo que hay que saber en cuanto a los relojes y el agua

Categoría del consejo

Pasos a seguir

Como limpiar nuestras joyas


La joyería en general tiene bastante valor para nosotros, ya sea sentimental o económico, por eso es interesante saber cómo cuidar nuestras joyas más preciadas.

Cuando se adquiere una joya, se adquiere por la belleza y la estética de la joya, los metales están limpios y brillantes así como las gemas que contiene.

En ocasiones nuestras joyas acaban por perder su luminosidad y esplendor original por falta de la limpieza y los cuidados necesarios.

Siempre hay que tener mucho cuidado con el oro y la plata, puesto que cuanto más pura sea la aleación más fácil será de rallar y estropear la joya.

En cuanto a cómo guardar las joyas, lo más aconsejable es guardarlas individualmente separadas del resto de las joyas por bolsas de tela, plástico o cajas de joyería.

En el caso de las gemas como perlas, ópalos o marfil no es aconsejable guardarlas en plástico ya que necesitan aire para conservar toda su belleza.

En el caso del oro y del plata, es fácil que se estropee su color y su brillo si se usa habitualmente debido a los jabones, el sudor y la suciedad que reciben, es por esto que les dejamos algunos consejos para que sus joyas luzcan como el primer día.

1º Para la limpieza de metales preciosos y diamantes que estén engarzados en la joya:

Mezcle un detergente suave con agua tibia en un tazón o una taza, sumerja las joyas y pásele un cepillo de cerdas finas, para eliminar el jabón después de haberlas cepillado debe utilizar un colador de té o una gasa para evitar que puedan irse por el sumidero y seque con una tela fina.

Este método no se debe usar con perlas o marfil.

2º otro método es mezclar al 50% agua fría con amoniaco y dejar las joyas durante 30 minutos, posteriormente limpiar y secar con un paño seco.

No es aconsejable dejar las joyas demasiado tiempo en esta solución, si es necesario es mejor pasarles un cepillo de cerdas suaves y posteriormente repetir el proceso de inmersión en esta disolución y secar de nuevo.

3º Limpieza por ultrasonidos: estas máquinas de limpieza por ultrasonidos se pueden adquirir por precios módicos. Estas máquinas son muy útiles para sacar la suciedad de pequeños recovecos de las joyas y su funcionamiento es sencillo, solo hay que sumergir en agua jabonosa las joyas y poner en funcionamiento la máquina, en principio no aconsejamos usar este tipo de maquinaria para limpiar relojes enteros pues podrían producir daños en las juntas y gomas que aportan la estanqueidad al reloj, pero si son aconsejables para las correas metálicas de los relojes, pues suelen ser efectivas para los restos de jabón y polvo que se acumulan en los eslabones de la correa. Es aconsejable preguntar a su joyero habitual antes de limpiar ciertas joyas con estas máquinas.

Hay muchas otras formas de limpiar los elementos de joyería profesionalmente pero se usan productos que no se pueden adquirir por particulares y pueden ser altamente peligrosos.

Limpieza de joyas



Limpieza de las joyas por materiales


– Limpieza del cobre.

El cobre se oscurece y pierde su brillo al igual que sucede con la plata, para limpiarlo aconsejamos cualquier limpiador comercial que especifique que es seguro para la limpieza del cobre, no aconsejamos el uso de amoniaco, que podría dañarlo.

– Limpieza del oro.

Cuanta menos pureza tenga el cobre (menos quilates) más fácil es que el oro pierda su color.

Un jabón suave, el agua y el amoniaco consiguen devolverle su esplendor original.

Se dice que la laca de pelo es buena para que reluzca el oro y no nos manche la piel, pero no lo aconsejamos porque a la larga los resultados no son los deseados, con mantener la pieza de oro limpia en un principio bastaría.

-Limpieza de la plata.

Para limpiar la plata podemos usar cualquier limpiador comercial, también podemos usar agua, jabón y una gota de amoniaco cuando están ligeramente sucias sus joyas de plata.

Otro sistema de limpieza casero es introducir la plata en agua caliente con sal y un poco de papel de aluminio del que se usa en cocina habitualmente

-Limpieza de metales combinados.

Los metales preciosos a veces se combinan con otros metales y con esmaltes, tenga mucho cuidado con la limpieza de los esmaltes y si tiene que frotarlos frótelos con un paño suave.

– Limpieza de gemas.

Algunas gemas necesitan un cuidado especial, esos cuidados incluyen tanto la limpieza como el almacenamiento.

El ámbar: esta gema es muy delicada y se oscurece con el paso del tiempo, con la exposición a la luz y se debe guardar en una bolsa de tela o cuero.

A la hora de limpiarla hay que tener mucho cuidado de no hacerlo con paños que tengan suciedad, porque podrían arañarla, no use nunca productos ácidos pues estos podrían descomponer el ámbar, el alcohol y otros disolventes en principio no dañan el ámbar salvo que su exposición sea muy prolongada, no es conveniente aplicarles lacas ni perfumes pues podrían dañar las joyas de ámbar.

Los corales: El principal cuidado que hay que tener al limpiar los corales es su fragilidad, hay que tratarlos con delicadeza para que no se nos rompan, pues no son minerales y no admiten la limpieza con productos genéricos para limpieza de joyas. Lo más adecuado es sumergirlas en agua fría con un detergente neutro, dejarlo más o menos cinco minutos y retirar la suciedad incrustada si la hubiera con un cepillo de cerdas suaves, enjuagarlo y dejar secar sobre un paño suave.

Diamantes: Los diamantes deben guardarse separados de otras joyas más frágiles para evitar que estos puedan dañar o arañar a otras gemas de menor dureza, la forma de limpiarlos es sumergirlos en agua hirviendo con jabón y amoniaco durante diez minutos.

Marfil: limpie el marfil con un trapo humedecido con agua jabonosa, no es aconsejable la inmersión del marfil en agua con jabón ya que podría agrietar el marfil, tampoco use limpiadores genéricos para joyería o ácidos.

Las perlas: las perlas se ven afectadas por los cosméticos, los sprays para cabellos, el polvo y en especial la transpiración pueden afectar a las perlas.

Estas se deben limpiar con un paño suave después de su uso y es importante guardarlas en caja o bolsa de tela, nunca en plástico. No es aconsejable usar limpiadores de joyería o ácidos para su limpieza.

como limpiar sus joyas



En caso de duda sobre como limpiar sus joyas, no lo dude y pregúntenos, en nuestras joyerías El Rubí podremos aconsejarle la mejor manera de mantener sus joyas como nuevas. www.elrubi.es

Comentarios

Enviar tu comentario

Recargar

Valoración:

Valoración (0)