En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

En una prenda que está a camino entre una camisa y una camiseta. Nos ha acompañado en diferentes etapas de nuestra vida y es transgeneracional. Además, es unisex y muy versátil... Sin duda, hablamos del polo.

 

Un poco de historia...

En 1933, un tenista llamado René Lacoste revolucionó la moda deportiva: creó una prenda nueva inspirándose en una camisa blanca. Se trataba de una pieza de color blanco, de manga corta, con cuello y dos botones y más larga por detrás que por delante.

Cuando llegaron a España en la década de los 50, los polos causaron sensación. La pieza se convirtió en objeto de culto para la élite, solo la llevaba la gente que tenía dinero.

Algo curioso es que tres países se intentaron adjudicar la autoría. Primero, fueron los franceses e ingleses los que lucharon un poco por ello. Pero, más tarde, un diseñador local americano creó una firma con esta prenda, bordando un caballo de polo en la pechera. Al margen de esto, el origen del polo está en el deporte.

 

¿Cómo combinar un polo?

Los polos empezaron siendo una prenda masculina y deportiva, pero hoy por hoy han invadido también el armario de las mujeres. Además, tanto unos como otros los podemos lucir en multitud de contextos.

Es una buena opción si queremos ir un poco más formales, pero no somos muy fanáticos de las camisas. O si queremos ir algo informales, pero no tanto como para vestir camisetas.

El tejido piqué es el acabado textil característico de la prenda, tiene un relieve en forma de cordoncillos o espigas, y es el que le da una textura un poco rugosa.

Aunque el polo tiene una forma clásica, lo cierto es que hay muchos modelos diferentes: con detalles como rayas verticales, con cuellos como el mao o con cordones, con distintos largos de manga, con estampados de rayas o lugares, con botones de nácar, con otros tejidos como el algodón...

A la hora de combinarlos, podemos optar por la apuesta infalible: llevar un polo con vaqueros. Otra opción es llevándolos capa sobre capa, podemos ponernos camisas tipo oxford debajo de un polo de manga francesa, actuando a modo de jersey. La manga francesa es aquella cuyo largo llega hasta la parte intermedia entre el codo y la muñeca.

Si queremos llevarlo con un estilo un poco más femenino, podemos combinar un polo con una falda y llevar el conjunto con zapatillas o zapatos. También los podemos vestir con trajes.

 

Consejos para conservar los polos

Podemos seguir algunos consejos para conservar en perfecto estado nuestros polos:

Si tenemos un polo de un color muy vivo, pero ha perdido intensidad podemos seguir el siguiente remedio: nos hacemos con un barreño lleno de agua y le añadimos un chorrito de vinagre blanco.

Introducimos el polo durante 30 minutos y lo lavamos como siempre.

Si un día ocurre que el polo se destiñe, un truco es coger un barreño con agua y unas hojas de laurel. Lo que debemos hacer es hervir el agua con las hojas y, cuando enfríe, introducir la prenda. La dejamos reposar unos 40 minutos y la lavamos como normalmente.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV