En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

En la tercera entrega del programa hablamos de una de las prendas presente tanto en el armario de hombres como en el de mujeres. Se trata de una de las más antiguas en el mundo de la moda: la camisa blanca. La camisa por excelencia que no debe saltarse nunca de la lista de nuestros básicos.

Un poco de historia...

El origen de la camisa blanca se remonta al año 1500 a.C en Egipto. Allí apareció una primera prenda de color blanco con un orificio para la cabeza. Fueron los griegos y romanos los que, posteriormente, le añadieron mangas

Al principio su función era proteger la piel y mantener limpia la ropa exterior, y es que, era considerada una prenda interior de la que solo se veía el cuello.

La camisa tal y como la conocemos hoy en día data del siglo XIX, cuando era una prenda muy cara y costosa de mantener y que solo podía permitirse la aristocracia. Ahora, podemos encontrar numerosos tipos de camisas en las tiendas. Sin embargo, en su diseño se mantiene una curiosidad histórica: en las camisas de los hombres, los botones van de derecha a izquierda y los de las camisas de mujeres, al lado contrario.

Cómo elegir y combinar una camisa blanca

Para saber elegir bien, lo principal es buscar un tejido de máxima calidad como, por ejemplo, el algodón de popelín blanco.

Si quieres una camisa de color blanco básica escoge la de corte masculino, limpio, sencillo y sin adornos. Aunque también puedes optar por algún modelo que recree la camisa clásica, pero con algunos cambios: con adornos, sin cuello camisero, con puños más amplios, con diferente botonadura...

Una opción para disimular la anchura de las caderas es apostar por un largo de camisa que quede entre la cintura y la cadera.

A la hora de combinar esta prenda comprobamos la gran variedad de diseños y versatilidad que tiene. Una camisa blanca de inspiración victoriana la podemos llevar con una falda midi en tonos beige. A veces dos colores claros funcionan también y es una combinación perfecta para mujeres delgadas que quieran dar sensación óptica de más anchura.

Una camisa blanca ancha con una apertura bastante pronunciada puede combinarse con unos pantalones de tweed de pata de elefante. ¿Una de forma más cuadrada? Ideal para una falda corta de ante. Un modelo más arreglado y de seda puede llevarse en un look casual con unos vaqueros acompañados de unas zapatillas o unos stilettos.

Consejos para mantener el color blanco

Lo primero es tratar de lavar nuestra ropa blanca sin mezclar nada de color. Si no tienes la suficiente ropa blanca para lavar, puedes lavarla a mano.

El cloro ayuda a blanquear las prendas, pero el uso prolongado consigue el efecto contrario.

Un remedio natural para devolver el blanco a nuestras camisas es introducir limón troceado en un calcetín, hacer un nudo y meterlo en la lavadora con toda la ropa blanca.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV