En el programa de televisión Fondo de Armario, Laura Opazo nos enseña cuáles son las prendas básicas que no nos deben faltar, así como su historia y formas de llevarlas.

Es un calzado que nos protege del frío y la humedad y además es una prenda de estilo. En el mercado las encontramos de caña alta, de caña baja o con diferentes colores. Hablamos de las botas de agua.

 

Un poco de historia...

El Duque de Wellington estaba cansado de ir a las batallas y llenarse los pies de barro y humedad, así que le pidió a su zapatero que crease unas botas que le aislasen del agua. Lo cierto es que, aunque lo intentó, no lo llegó a conseguir.

Más tarde, la patente la compró un empresario que creó unas botas hechas de caucho. En honor al duque, les puso el nombre de "Wellies" o "Wellington boots", como se les conoce en el mundo anglosajón. Tuvieron mucho éxito porque por aquel entonces se llevaban sobre todo las botas de cuero. La Nord British Rubber Company fue la compañía que popularizó las botas Hunter.

En aquella época, todos los militares que trabajaban en batalla de tierra sufrían un grave problema de gangrena o de piel de trinchera. Es por eso que, durante la Primera Guerra Mundial, el ejército compró 1.200.000 pares de botas, algo que remitió durante la segunda gran contienda.

Agricultores, ganadores y empleados de plantas químicas las usaban como parte de su uniforme, lo que ayudó a su popularización. En España se conocían como botas Katiuskas. Esto se debe a que en el año 1931, se estrenó en Barcelona una zarzuela llamada "Katiuska, la mujer rusa". En ella la protagonista llevaba unas botas que se asemejaban a las botas de agua, lo que hizo que la gente en las tiendas se refiriera a ellas con ese nombre. 

 

¿Cómo elegimos?

En el mercado actual podemos elegir modelos clásicos con colores básicos como otros más arriesgados. Además, si queremos unas botas que también nos abriguen podemos escoger aquellas con un refuerzo interior como los modelos con forro polar.

Las botas de agua se empezaron a hacer de cuero y más tarde de otros materiales como goma, caucho o PVC. Las botas más básicas están hechas de PVC (policloruro de vinilo), ya que es un material aislable, flexible y resistente. Se trata de una combinación química de carbono, hidrógeno y cloro.

Hoy por hoy, aparte del modelo clásico tenemos multitud de opciones. Existen algunos modelos con efecto charol, lacitos, acabado brillo o mate, plataformas, cremallera, tachuelas...

 

Consejos para el cuidado

Aunque se trate de un calzado resistente debemos conservarlas en buen estado. Si se manchan podemos coger un trapo con un poquito de agua y deslizarlo por la superficie.

Con el paso del tiempo pueden llenarse de unas manchas blancas, para eliminarlas podemos extender con un trapito crema neutra o hidratante sobre la superficie.

Si la suela se ha manchado de bastante barro podemos coger un cepillo y preparar una mezcla de agua y jabón desengrasante y aplicarlo por la suela.

Lo mejor es dejar secar la bota a temperatura ambiente y nunca cerca de una fuente de calor porque puede deformarse. Si se ha mojado por la parte interior se puede introducir papel de periódico para que absorba la humedad.

Cuando lleguen las buenas temperaturas y no llueva lo ideal es guardarlas en una caja para que no se deformen.

¿No sabéis dónde ver Canal Decasa? Está disponible en todos los operadores de televisión de pago de España, que puedes consultar en la sección dónde vernos de nuestra web.

Si te gusta la moda, irte de compras y descubrir las mejores zonas de shooping del mundo, no te pierdas De compras en... Moda de España, De compras en Madrid T1, De compras en Madrid T2 y De compras en..., De compras en Madrid: Comercios Centenarios I y De compras en Madrid: Comercios Centenarios II con Laura Opazo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
    Ahora en TV