En el capítulo 8 de Embarazadas, Eduardo García de Villegas, profesor de natación, nos enseña los ejercicios acuáticos más adecuados para las embarazas.

La natación para embarazadas repercute sobre todo a nivel muscular, porque el agua reduce el peso de la madre y esto facilita los ejercicios acuáticos. La iniciación en este deporte puede comenzar desde el primer mes de embarazo hasta el octavo mes aproximadamente.

Los beneficios de este deporte son los problemas relacionados con la zona lumbar de la espalda, el pinzamiento del nervio ciático y la activación de la circulación sanguínea para evitar la hinchazón de las piernas. Además, la natación fortalece las vértebras de la espalda para facilitar la sujeción del bebé.

Este deporte acuático, ayuda a la relajación de las embarazadas, gracias al sonido del agua y al desplazamiento sobre ella.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
Ahora en TV