En el primer episodio de De sin a con veremos en antes y el después de los trabajos realizados por los interioristas Manuel Espejo y Susana Beltrán.

Manuel Espejo, decorador de interiores nos muestra el piso que transforma en plena Gran Vía de Madrid. Un piso de 30 metros cuadrados que han convertido en un hogar. Con trucos se ha conseguido crear una sensación de amplitud.

En las paredes se ha utilizado el color blanco. Pintar una cenefa en la parte superior de las paredes en color negro hace que parezca más grande. Una puerta corredera con mayor grosor del habitual que simula un tabique que se mueve. Se ha dividido el espacio en dos con tabiques para las diferentes zonas. Estos son algunos de los trucos que nuestro experto ha utilizado.

Acompañamos a la tienda de telas de Pepe Peñalver para realizar unas compras. Elige una tela de pata de gallo para tapizar el sofá, una tela de seda negra, para ocultar las ventanas utilizará una tela que simula una mosquitera con unos estores de varillas con unas telas con caída en los laterales. Después de un mes de trabajo el resultado es espectacular. Un acogedor salón con mucha iluminación y donde las telas son las protagonistas. El sofá tapizado con la tela de pata de gallo parece más grande de lo que es por la combinación de colores y cojines. La iluminación viene de diferentes puntos fijos como son lámparas de mesa o de pie. La mesa de centro de comedor son dos independientes para que una se pueda poner encima de la otra con una tapa de cristal. Una vitrina que esconde la televisión y dos biombos que rompe la cuarta pared. En la zona opuesta se ha colocado un escritorio que puede utilizarse como barra de bar.

En la zona del dormitorio ha colocado un cabecero de terciopelo fino con tachuelas. En la cocina se ha creado un pequeño espacio donde poder sentarse en una barra de hierro con un par de sillas de tela.

La interiorista Susana Beltrán decora un salón de una gran casa con estilo clásico y muy buenas dimensiones para sacarle todo el partido posible. Este está dividido en tren ambientes que habrá que delimitar correctamente para determinar los colores, la iluminación, los materiales etc. En este caso acudimos a una tienda de antigüedades de estilo campestre que rompan con la sencillez del espacio. Una de las piezas claves son las bibliotecas y la chimenea. Para el salón de estar se pretende dar un aspecto desgastado y para este caso elige un espejo redondo. Compra además unas butacas italianas del siglo XVIII de cuero. Después de dos meses de búsqueda de muebles y demás elementos decorativos el resultado ha sido magnifico. Un gran salón de estilo provenzal que guarda la simetría acorde a la arquitectura del espacio. 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
Ahora en TV