En el capitulo 4 de la serie Cura Sana, el presentador Ricardo Mateos nos presenta las terapias vibracionales y cómo pueden interactuar con las personas y eliminar sus patologías. Este tipo de tratamientos proviene de la tradición tibetana, donde tanto a través del sonido de los cuencos como de trompetas, se han realizado estas terapias.

José Molinero es un terapeuta vibracional que nos explica cómo es la terapia con cuencos tibetanos, que está orientada a armonizar los campos energéticos de la persona de forma que se disfrute del sonido como si fuese música. Estos cuencos están elaborados por una aleación de siete metales que difunden una serie de ondas armónicas que penetran mejor en el cuerpo de las personas.

Este terapeuta nos hace una muestra con Margara Fernández como paciente. La terapia servirá para que se relaje, elimine el estrés y la ansiedad y también puede ayudarle a eliminar sus dolencias. Para comenzar la terapia, Margara se tiene que tumbar rodeada por los cuencos y el terapeuta comienza a hacerlos sonar con una serie de baquetas, empezando con los sonidos más graves y subiendo en escala hacia los agudos.

Después utiliza otra técnica que consiste en frotar el cuenco en lugar de golpearlo y ayuda a que la energía suba por el cuerpo de Margara. También en estas terapias se utilizan instrumentos que imitan sonidos de la naturaleza. Por ejemplo, el palo de lluvia recrea un sonido similar al de la lluvia, un tambor lleno de semillas al de las olas del mar, el tambor chamánico que simula el latido del corazón o la barita de viento que recuerda al del viento.

Al final del tratamiento se hacen una serie de vibraciones en el pecho de la paciente para que la energía que le ha sido transmitida pueda traspasarla a su vez a los demás. El terapeuta nos explica que se ha hecho una conexión completa haciendo un desbloqueo de todos los campos energéticos, lo que favorecerá que la energía fluya por todo el cuerpo.

También Jose nos enseña cómo es la terapia con los cuencos de cuarzo, que tiene menos armónicos pero tiene un sonido muy importante que rompe los bloqueos del cuerpo emocional. La onda de estos cuencos no es expansiva como la de los tibetanos, sino más sinusoidal y va entrando y saliendo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
Ahora en TV