En el capítulo dos de Aprende a maquillarte, Roberto Siguero visita a Conchi, una mujer de 47 años que trabaja como subdirectora de un centro de discapacitados y una apasionada del deporte. El maquillaje nunca ha sido protagonista en su vida.

Conchi enseña su neceser a Roberto Siguero. Está compuesto por una crema hidratante, polvos de sol, máscara de pestañas, tres lápices de ojos de diversos tonos de azul y un brillo de labios.

El maquillador explica que utilizar una raya del mismo color que su ojo, hace que este no llame la atención. Roberto propone hacer un maquillaje fácil para que Conchi lo coja como rutina y demostrarle que existen diferentes colores que pueden cambiar su imagen.

Ya en el estudio de Roberto Siguero comienza con su clase. Escoge un fondo de maquillaje ligero utilizando la brocha para aplicarlo con pequeños toquecitos hacia el exterior, difuminando el cuello. Para corregir las ojeras utiliza un tono más bajo que el fondo de maquillaje. El corrector se puede aplicar antes o después del fondo de maquillaje.

El maquillador pinta los ojos de Conchi con un lápiz negro. Dibuja la ralla del párpado superior y después lo difumina con ayuda de un pincel. Tras el lápiz aplica una sombra granate sobre todo el párpado móvil con ayuda de un pincel. Para la ceja utiliza un color beige.

Riza las pestañas de Conchi y le aplica una máscara desde la raíz haciendo movimientos en zigzag, aportando volumen. Por otro lado marca las cejas. Utiliza un colorete muy natural con tonos rosados y por último aplica un brillo de labios.

Tras conseguir un look natural, perfecto para el día a día de la protagonista, Roberto propone crear un maquillaje de noche dando solo un par de toques más.

Para su maquillaje de noche maquilla la waterline inferior en negro y aplica un colorete más oscuro. ¡Lista para la noche!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar
Ahora en TV