¿Qué necesitas?

 

Partiendo del jabón base, vertemos dos cucharadas soperas de clavo sin machacar, posteriormente podemos añadir unas gotas de aceite esencial de clavo y lo mezclamos todo.

El jabón de clavo es muy bueno para reactivar la circulación, además ayuda a reducir el tiempo de exposición de los hematomas y contusiones, y también es adecuado para el pie de atleta.

Para aplicarlo, podemos darnos con la espuma del jabón y dejarla actuar un rato para que los efectos sean más visibles.

Una vez mezclado todo, lo pasamos al molde en el que lo dejaremos enfriar durante dos días tapado, posteriormente lo extraeremos del molde, lo cortaremos y lo dejaremos reposar un mes.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:
También te puede interesar


¡Únete!

Ahora en TV